Bellas Artes ©

Palacio de Bellas Artes

El gran estandarte mexicano

Arquitectura

Distrito Federal

Texto de José Luis Montenegro

Publicado el: 22 de Julio, 2014

Construido principalmente con mármol blanco en el exterior y mármol de colores en el interior, el Palacio de Bellas Artes cuenta con 52 metros de altura hasta la espiral y con paredes decoradas con obras de los más grandes muralistas mexicanos como José Clemente Orozco, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo.

Bellas Artes Ciudad de México

Bellas Artes. © Cortesíad de INBA. Foto de Lorena Alcaraz Minor.

La primera obra de teatro presentada formalmente en el recinto fue La verdad sospechosa, escrita por Juan Ruíz Alarcón y con la participación de la actriz mexicana María Teresa Montoya. Hoy en día, el Palacio de Bellas Artes cuenta con varios escenarios y salas para la exposición temporal y permanente de obras de arte. Asimismo, cuenta con una sala que destaca por su capacidad para 2,257 personas, junto con un escenario de 24 metros de largo que ostenta el gran telón antifuego único en el mundo, el cual tiene grabada la imagen del Popocatépetl y del Iztaccíhuatl.

Uno de los fenómenos característicos de la construcción, es el constante hundimiento del suelo donde está construido el Palacio de Bellas Artes, el cual comenzó a hacerse manifiesto en 1907, ya que como puede apreciarse, el recinto se encuentra a varios metros por debajo del nivel de la calle. Sin embargo, pese a los terremotos y los cambios constantes de clima, este recinto cultural permanece intacto y en excelente estado, debido a las oportunas intervenciones. En 1993 se construyó el estacionamiento subterráneo. Se restauraron sus cúpulas entre 2000 y 2004. De 2008 a 2010 se restauró el teatro y la sala de espectáculos, en la que se renovaron escenario, iluminación, acústica, tramoya, plataformas, cabinas y butaquería.

En 1987, la Unesco declaró al Palacio de Bellas Artes “Monumento Artístico”. En él se han presentado grandes orquestas del mundo como las orquestas filarmónicas de Nueva York, Londres, Viena y Moscú, así como los tenores Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y sopranos como María Callas, Alexander Kipnis, Marylin Horne y Birgit Nilsson.

A 80 años de su construcción, basta decir: “¡Larga vida al arte!”, como reza aquella frase popular, que de no ser cierta, la grandeza que irradia y los colores que guarda el “entrañable merengue blanco”, como suele llamarlo la escritora Elena Poniatowska, no provocarían tantos suspiros a los mexicanos que deambulan sobre la avenida Juárez y el Eje Central en la Ciudad de México.

x

Login / Registro

Necesitas estar loggeado para realizar alguna compra.

Si no tienes cuenta, regístrate.


Crear cuenta

¿Olvidaste tu contraseña?

x