María Félix © Archivo General de la Nación

María Félix

Un personaje en sí misma

Cine

Texto de Natalia R. Priego

Publicado el: 30 de Marzo, 2015

Su éxito en el cine ya estaba escrito. Cierto día, mientras caminaba por las calles del Centro Histórico de la capital mexicana, el director Fernando Palacios quedó prendado de su belleza,  de sus ojos negros y mirada punzante. Al instante, no dudó en acercársele y preguntarle si le interesaba hacer cine, a lo que la Félix, con su característica altivez y vanidad contestó rotundamente: “¿Y  quién le dijo que yo quiero entrar en el cine? Si me da la gana, lo haré, pero cuando yo quiera y será por la puerta grande”. Y así fue. En 1942 protagonizó su primera película, El peñón de las ánimas, a lado de Jorge Negrete, quien años después sería su esposo. Si bien la Félix no era la actriz perfecta sí era la mujer que la pantalla grande buscaba, su soberbia, dureza y temple no solo eran parte de su personalidad, sino también de sus personajes, ella en sí misma era un personaje que llegó a romper el estereotipo de la mujer mexicana del cine ( y de la vida) de mediados del siglo XX: sumisa, abnegada y devota.

María Félix © Archivo General de la Nación

María Félix © Archivo General de la Nación

Ella, por el contrario representó papeles de mujeres fuertes, imponentes y temperamentales como su interpretación de Doña Bárbara, que le valió el mote que siempre la caracterizó, o en Tizoc, donde su papel es el de una citadina cuya arrogancia y soberbia ceden ante los cariños del indio Tizoc, interpretado por Pedro Infante, o bien el de La monja alférez en donde utiliza pantalones, prenda poco inusual –por no decir mal vista– en una mujer de esos tiempos, mucho menos en el cine, sin embargo era María Félix, ella podía hacer y deshacer, enamorar y embrutecer a cualquier hombre, incluso a los más machos de aquella época de oro como Pedro Infante, Emilio “el Indio” Fernández, Jorge Negrete y hasta al escritor francés Jean Cocteau, guionista de la película La corona negra, quien llegó a afirmar: “es una mujer tan bella que hace daño”.

Enamorada

Así la Félix con alrededor de 50 filmes en su haber, la gran mayoría obras maestras del cine mexicano, fueron dirigidas por grandes como Ismael Rodríguez, Emilio Fernández, Julio Bracho, Miguel Zacarías y, por supuesto, Fernando de Fuentes. “La Doña” conquistó la pantalla grande, convirtiéndose en un verdadero ícono de la cultura mexicana. Sin embargo no solo sus personajes la inmortalizaron, también frases como las que aquí compartimos, muestra de que  ser bonita, como ella misma afirmó, “no es suficiente hay que saberlo ser”.

  • “La vida de una actriz es un sueño y si no es sueño no es nada”.
  • “Las mexicanas no necesitan irse a la sábana, basta una mirada, para que queden embarazadas”.
  • “Solo he sido una mujer con corazón de hombre”.
  • “Vale más dar envidia que piedad”.
  • “Una mujer original no es aquella que no imita a nadie, sino aquella a la que nadie puede imitar”.
  • “No me des consejos, yo puedo cometer errores sola”.
  • “Yo seré para ti una mujer más en tu vida; pero tú un hombre menos en la mía”.

Tizoc

Doña Barbara

Doña Barbara

x

Login / Registro

Necesitas estar loggeado para realizar alguna compra.

Si no tienes cuenta, regístrate.


Crear cuenta

¿Olvidaste tu contraseña?

x