Alebrijes, Oaxaca, Oaxaca © Bruno Pérez Chávez

Publicado el: 20 de Agosto, 2014

 

 

“Mientras tanto nos modernizábamos, incorporábamos a nuestra habla términos que primero habían sonado como pochismos en las películas de Tin Tan y luego insensiblemente se mexicanizaban: tenquíu, oquéi, uasamara, sherap, sorry, uan móment pliis. – Las batallas en el desierto, José Emilio Pacheco, 1981.

Había decidido marcar el número telefónico. Semanas atrás, un colega periodista me lo había brindado con el único propósito de despertar la curiosidad del gran cuentista de la llamada “Generación de los años cincuenta”. Un medio internacional podría, quizá, ampliar las posibilidades de un encuentro con el gran escritor José Emilio Pacheco. Una reunión que simplemente no pudo ser.

Transcurría el 4 de diciembre de 2013 y el frío ya arreciaba en la Ciudad de México. Como de costumbre en la redacción, cada miércoles traía consigo una junta de planeación editorial, y con ésta, una ola de propuestas que culminaban –en la mayoría de las ocasiones– con grandes entrevistas a algún personaje relevante de México. Mi especialidad.

Después de que ocho números me intimidaran, me aventuré y tecleé los dígitos. Luego de un par de tonos y un incesante cosquilleo en el estómago, contestó con una voz dura pero siempre amable, la periodista y escritora, Cristina Pacheco:

–José Emilio ha estado muy enfermo y no puede dar entrevistas. Casi nunca acepta encuentros, pero tu propuesta suena interesante.

–Marcaré en un par de semanas, quizá pronto podamos concretar una reunión con el maestro, agregué.

–Sí, márcame cuando regresemos del viaje médico.

–Muchas gracias Cristina.

Colgamos. Tan solo fueron segundos.

Esa tarde sentí un dolor en mi pecho. Como de nostalgia. “Las batallas en el desierto”, fue el primer libro que me regaló mi padre y que devoré cuando tenía tan solo 11 años de edad. Nunca regresó. José Emilio Pacheco falleció semanas después de esa llamada. El 26 de enero de 2014. 

Esa tarde tomé mi libro y recorrí nuevamente cada página. Al día siguiente con el teléfono en mano, marqué por instinto y, efectivamente, nadie contestó del otro lado.

650x400xbatallas-feat.jpg.pagespeed.ic.c5TiYgb7GS

x

Login / Registro

Necesitas estar loggeado para realizar alguna compra.

Si no tienes cuenta, regístrate.


Crear cuenta

¿Olvidaste tu contraseña?

x