Hacienda de Atequiza

Locaciones del cine mexicano

Cine

Jalisco

Texto de Domingo Rojo

Publicado el: 02 de Enero, 2015

En noviembre de 1896, arribaron a la Hacienda de Atequiza, en Jalisco, los emisarios de los hermanos Lumiére, los franceses Gabriel Veyre y Claude Fernand Bon Bernard. Llevaban consigo un rudimentario aparato llamado el cinematógrafo. Apenas unos meses antes habían asombrado a la gente de la capital, inlcuido el dictador Porfirio Díaz, con las maravillas de ese aparato que proyectaba imágenes en movimiento. Con el cinematógrafo filmaron ocho vistas de escenas comunes en esa enorme hacienda como Lanzamiento de toros y caballos, Jaripeo, Pelea de gallos, Baile tradicional, Baño de caballos en el canal y Peones ayuntando bueyes.

Atequiza (Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco) fue un sitio relevante durante el Porfiriato por la amistad de la familia Cuesta Gallardo, los hacendados con el entonces presidente de México. La antigua Hacienda de Atequiza fue fundada en 1556, por Juan Ortiz de Urbina, originario de Vizcaya. Luego de pasar por varios propietarios, pertenecientes a la aristocracia de la región, la hacienda tuvo su época de esplendor en la segunda mitad del siglo XIX, cuando fue el sitio de verano del dictador Díaz. Entre la década de 1870 y 1900 se construyeron los edificios más estilizados, algunos de los cuales aún se conservan. Los hijos mayores del propietario, don Manuel Ma. Cuesta del Castillo y Álvarez, crearon obras hidráulicas en Cajititlán Laguna de Cajititlán y Chapala con la Compañía Eléctrica e Irrigadora de Chapala S.A. de C.V. que les hizo adueñarse de la exorbitante cantidad de 87,000 ha. Posteriormente, el señoral inmueble pasó por manos de diversos propietarios, como el afamado empresario tequilero José Cuervo.

Armando Soto La Marina “Chicote”, protagonizó en 1946 la película “El Tigre de Jalisco” bajo la dirección de René Cardona, donde interpreta al personaje León Bravo. Al lado de Delia Magaña, Manolo Fabregas, Beatriz Aguirre, Luis G. Barriera, Miguel Inclán y Alfonso “Indio” Bedoya, entre otros. La película es una comedia ranchera cuya historia se desarrolla en Atequiza (figuradamente) pues la hacienda es recreada en los estudios Churubusco con varias inexactitudes.

Hacienda de Atequiza

Entre las edificaciones que aún se conservan, pese al deterioro de varias décadas, se encuentran el centenario Teatro de Atequiza y la finca La Florida, que fue la casa grande de la hacienda desde 1900. La Florida fue finca de descanso de Porfirio Díaz. El ex presidente de México venía de vacaciones a Chapala, pero también aprovechaba para visitar a sus amigos, la familia Cuesta Gallardo. La finca, a menos de 200 metros del Teatro de Atequiza, es un inmueble de arquitectura ecléctica que está en completo abandono desde hace casi 20 años: los viejos y gruesos muros han cedido espacio a las ramas de los árboles, a la espesa vegetación y al olvido.

El Teatro Atequiza en la actualidad ha sido recuperado como teatro. Es un magnífico inmueble centenario, perteneciente a la hacienda, que tiene como fecha probable de inicio para su construcción el año de 1875, concluyéndose en 1886, como todavía se aprecia grabado en su fachada. Se presume que por las características de su diseño, en particular sus techos, fueron obra de Enrique de la Mora o a Lorenzo de la Hidalga. Ha sido utilizado como teatro, cine, escuela y actualmente es la Casa dela Cultura de la localidad de Atequiza, donde además está siendo reconstruido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, avalando la enorme valía histórica de la hacienda.

Hacienda de Atequiza

x

Login / Registro

Necesitas estar loggeado para realizar alguna compra.

Si no tienes cuenta, regístrate.


Crear cuenta

¿Olvidaste tu contraseña?

x