Gabriel Vargas

Cien años de historietas, monos y colores

Cultura

Hidalgo

Texto de José Luis Montenegro

Publicado el: 02 de Febrero, 2015

Don Gabriel Vargas Bernal nació en Tulancingo, Hidalgo, el 5 de febrero de 1915, en la céntrica calle del Eco, en el seno de una familia de clase media. La familia Vargas Bernal tenía una tienda de abarrotes en la misma calle; su padre era comerciante y murió cuando el pequeño Gabriel tenía tres años.

Gabriel recordaba su vida en Tulancingo como una época de bonanza: la tienda y los negocios de su abuelo, heredados a su padre, hacían que la numerosa familia Vargas Bernal tuviera una vida acomodada; su casa contaba con un gran jardín que tenía juegos infantiles. Sin embargo, a causa de la Revolución y la muerte de su padre, la familia perdió su nivel y tuvo que irse, casi huyendo, a la capital. Instalados en la calle de Moneda, en el centro de la ciudad, su madre logró darles, a él y a sus once hermanos, educación trabajando como obrera en un laboratorio médico.

Gabriel_Vargas_vertical

Gabriel se dedicó a observar profundamente a la gente, los modos de ser del mexicano, como el gran sociólogo innato que siempre fue. Muy joven ganó un concurso de dibujo, mismo que lo catapultaría al mundo del periodismo y de las historietas, con su obra cumbre, aparecida por primera vez en los periódicos en 1948: La Familia Burrón. A los 17 años, el director de cultura de Bellas Artes le ofreció una beca para estudiar dibujo en París, pero él prefirió quedarse en México y comenzó a trabajar como ilustrador en el periódico Excélsior, donde muy pronto fue ascendido a jefe del departamento de dibujo.

Doña Borola Tacuche, don Regino Burrón, Foforito Cantarranas, el Tejocote, Macuca, Wilson, Bella Bellota, don Quirino, Boba Licona, la divina Chuy y Kakiko Kukafate son algunos de los personajes que se volvieron célebres en la historieta que Gabriel Vargas creó en 1948.

GabrielVargas_1

Además del clásico La Familia Burrón, creó diversas historietas como Los Superlocos, Pancho López, El gran Caperuzo, Los del doce, Los chiflados, entre otras, en las que retrataba la idiosincrasia de los mexicanos, y que lo llevarían a convertirse en uno de los historietistas más importantes del siglo XX y recibir distinciones como el Premio Nacional de Periodismo, en 1983, y el Premio Nacional de Artes y Tradiciones Populares, en 2003.

A 100 años del natalicio de Gabriel Vargas, la obra del cronista del pueblo consiguió el aprecio y el reconocimiento del público lector, quizá no el que esperaba, pero sí el que perdura en la memoria.

Conoce más: http://www.mexicanisimo.com.mx/tienda/numero-29/#revista-29

x

Login / Registro

Necesitas estar loggeado para realizar alguna compra.

Si no tienes cuenta, regístrate.


Crear cuenta

¿Olvidaste tu contraseña?

x